Las parejas felices y estables tienden a engordar. ¡La ciencia lo dice!